jueves, 18 de abril de 2013

MI SEGUNDO PAN!!!




Que bien!! esto es un vicio, me encanta esto de meter las manos en la masa, será que vengo de familia de panaderos?? je jeje. Me relajó un montón, el tacto suave que iba tomando la masa conforme iba pasando el tiempo, era algo... iba a decir casi erótico, pero bueno, tampoco es para tanto jajaja. En fin, que a pesar del dolor de brazos que al final empezó a subir, no me apetecía dejar de amasar, pero todo tiene que llegar a su fin, si no no haríamos otra cosa y que aburrida sería nuestra vida verdad??. Bueno, no os canso más con mis diatribas y sí que os quiero decir que la receta base la cogí de Trini Altea, vi sus barritas y me gustaron mucho, aunque yo le he cambiado algunas cosas, más que nada en la forma de elaborar el pan. Aquí  tenéis su enlace. Ahora vamos con la receta.

INGREDIENTES:

- 500 gr de Harina de fuerza
- 320 cc de Agua tibia
- 11 gr de Levadura fresca
- Sal

ELABORACIÓN:

Ponemos en un cuenco el agua tibia ( nunca caliente), deshacemos la levadura con los dedos y la echamos en el agua, mezclamos y dejamos unos minutos en reposo hasta que veamos que empieza a hacer burbujas ( en unos 10 minutos). En un bol grande echamos la harina y una pizca de sal. Vertemos el agua con la levadura y empezamos a amasar, primero lo podemos hacer con una espátula, y cuando veamos que se va despegando de las paredes, lo volcamos en una mesa y vamos amasando con las manos durante unos 15-20  minutos más o menos, hacemos una bola y dejamos tapada ( yo la cubrí con un trapo de algodón) en un sitio mejor cálido, sin corrientes ( yo la metí en el horno apagado). Dejar levar durante 1,15 minutos aproximadamente o hasta que haya doblado el volumen. Se saca la masa y se enciende el horno a 220º C calor arriba y abajo, y se coloca un recipiente lleno de agua en la parte de abajo del horno, esto es importante, porque la humedad hace que la corteza sea más crujiente. Se vuelve a amasar  esta vez con un amasado más suave, para sacarle el aire que ha pillado la masa, se amasa durante unos minutos, se hace la forma que se desea ( yo los hice redondos). Con un cuchillo muy bien afilado se hacen unos cortes decorativos en el pan, y se mete en el horno a media altura. A los diez minutos más o menos, se saca ( con cuidado!!) el recipiente del agua y se baja la temperatura a 200º C. Dejar el pan horneando otros 10-15 minutos, hasta que lo veamos doradito. Sabemos que está cocido, cuando al golpearlo por la parte de abajo suena a hueco. Lo mejor... el olorcito que llena toda la casa a pan recién hecho y bueno, el bocata que se comieron esa tarde mis niñas tan ricamente :D

ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO!! UN BESO!!