jueves, 1 de octubre de 2015

SCONES DE CHOCOLATE BLANCO.


Hola a tod@s!!! Hoy os traigo una receta que robé hace ya tiempo a Gallecookies. Eran para el reto mensual de Asaltablog, pero yo no sé ese mes que hice, que me equivoqué de blog, y en vez de robar a quien me tocaba (ya ni recuerdo quién era) le robé estas maravillosas galletas, o panecillos, o lo que sea jajaja, vaya cabeza que tengo, pero vamos, que no me arrepentí de nada, porque estaban deliciosos!!

Fue complicado elegir la receta, porque tiene muchas y todas muy ricas, pero al final elegí estos Scones de chocolate blanco que son... bueno, copio de la Wikipedia, que fue donde tuve yo que ir porque no tenía ni idea de lo que eran jejeje

"Un scone es un panecillo individual de forma redonda, típico de la cocina del Reino Unido y originario de Escocia. Es un alimento muy común en desayunos y meriendas tanto del Reino Unido como de Irlanda, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos."

Sólo deciros que son muy fáciles de hacer y rápidos, porque no necesitan tiempo de reposo ni nada. Yo le he echado algo más de azúcar que ella porque en casa somos así... muuuuy dulces :D

INGREDIENTES:

- 350 gr de harina
- 2 Cucharadas de azúcar
- 40 gr de mantequilla
- 75 gr de chocolate blanco
- 250 gr de leche
- 1 cucharada de vinagre
- 1 cucharada de levadura
- 1 huevo batido

ELABORACIÓN:

Lo primero que haremos será hacer el buttermilck, que se usa en muchos postres, para ello echamos el vinagre en la leche y lo dejamos reposar unos minutos.
Mientras podemos ir tamizando la harina y la levadura en un bol, ponemos la mantequilla (a temperatura ambiente, o la ponemos unos segundos al microondas) y el azúcar y vamos amasando con las manos, eso sí, bien limpias. Ahora añadimos el chocolate blanco ( yo lo he ablandado un poco con el micro también). Se añade la leche y vamos amasando hasta hacer una bola. Si se nos queda demasiado blanda vamos echando un poco más de harina, pero con ojo, que si no pueden salirnos como piedras. Extendemos la masa con un rodillo y la dejamos gordita. Iratxe ( la dueña de gallecookies) dice que de unos tres centímetros de anchura, yo he probado a hacer unos con un centímetro y otros más gorditos, y la verdad que salen buenos todos, eso sí, los más finos necesitan menos tiempo de cocción. Ponemos en la bandeja del horno cubierto con papel de horno (valga la redundancia) y se mete dentro, recalentado a 200 grados unos 15 minutos ( yo he necesitado algo más, cada horno es un mundo) o hasta que los veáis dorados. Se sacan, se abren y se rellenan con mermelada, yo he usado de frambuesa ( la favorita de mis niñas) y de melocotón, aunque solos también están muy ricos, con ese suave sabor a chocolate ummm

ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO!! UN BESO!!